• 13 de abril de 2024 10:18 am

Urge un Sistema Nacional de Cuidados que contribuya a erradicar la pobreza

PorREALIDADES

Mar 15, 2023

* Construir un esquema público, universal y de calidad que posibilite la inclusión económica de las mujeres

* El valor de las tareas de cuidados y domésticas se calcula en 6.8 billones de pesos; equivale al 26.6% del PIB, según INEI

 * La inversión en el Sistema de Cuidados puede detonar la economía del país, contribuirá a fortalecer las finanzas públicas y garantizar igualdad económica para las mujeres

A México le urge construir ya un Sistema Nacional de Cuidados público, universal, de calidad e incluyente, que permita la incorporación de las mujeres al trabajo remunerado, a la vez de que garantice el derecho al cuidado de las personas que a lo largo de su vida lo requieran, especialmente niños y niñas en su primera infancia.

 Para este sistema se requiere inversión gradual y progresiva, principalmente pública, que puede traer múltiples beneficios al facilitar el desarrollo de las personas cuidadoras, contribuir a erradicar la pobreza en millones de hogares, por el incremento del ingreso generado por mujeres que se sumen al trabajo remunerado e impulsar el crecimiento económico, con el consiguiente efecto en las finanzas públicas.

Así lo expusieron expertas en la materia durante la mesa de diálogo Frente a la exclusión de las mujeres, urge Sistema Nacional de Cuidados, organizada por Acción Ciudadana Frente a la Pobreza.

 Durante el encuentro, Paulina Gutiérrez, responsable de Innovación y Articulación de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, apuntó que en México hay 21.5 millones de mujeres excluidas del trabajo, de las cuales 17 millones no pueden salir a buscar trabajo porque están realizando labores de cuidado y domésticas, sin remuneración.

 Si estas actividades se contabilizan en la economía formal, tendrían un valor de 6.8 billones de pesos, lo que representa 26.6% del PIB nacional, de acuerdo con el INEGI. Sin embargo, en México estas labores que realizan principalmente mujeres (el 93%) no están remuneradas.

De tal forma, construir un Sistema de Cuidados permitiría la participación laboral de millones de mujeres; además, la inversión que realizaría el sector público tendría un efecto importante en la reactivación económica y reforzaría la contribución tributaria por el crecimiento económico.

Por tanto, esa inversión pública, tendría un retorno automático: empuja el crecimiento económico, aporta al fortalecimiento del presupuesto y, además, contribuiría a reducir la pobreza en los hogares donde algún miembro de la familia, principalmente mujeres, se incorporen al trabajo remunerado gracias a este sistema.

Thania de la Garza, coordinadora de Gestión Institucional Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), refirió que el Sistema Nacional de Cuidados significaría un motor relevante para la movilidad social. “Las personas cuidadoras limitan sus oportunidades por la sobrecarga de trabajo y también porque precarizan el trabajo tanto doméstico como el de cuidados; si no empezamos con la construcción de un Sistema de Cuidados, que implica la inversión de recursos públicos, estamos generando más costos ahorita que el no hacer nada”, subrayó.

 Estefanie Hechenberger, gerente del Programa Bienestar y Trabajo de Oxfam México, destacó que ya hay acercamientos y esfuerzos, incluso legislativos, para concretar el sistema. Consideró que hay una voluntad política en los estados para avanzar en la construcción de sistemas a nivel local y área de oportunidad para construir consensos en torno a los cuidados, labor que le corresponde al gobierno y que puede hacerse a través de un diálogo amplio con la sociedad civil y con la iniciativa privada.

Marta Cebollada, coordinadora académica de la Carrera de Ciencia Política del ITAM y consultora de la Organización Internacional del Trabajo, destacó que México es de los países con la menor tasa de incorporación de la mujer al mundo laboral en América Latina; a pesar de que realizan labores de cuidado, no reciben un salario y, por tanto, no se les considera como agentes económicos “El Estado tiene que dotar una serie de recursos e infraestructura para los cuidados y cuidadores; se debe considerar al cuidador como un trabajador con todos los derechos laborales y prestaciones, sin importar si cuida a alguien de su propia familia”, enfatizó

En tanto Tania Espinosa, coordinadora para la CDMX de WIEGO, Mujeres en el Empleo Informal Globalizando y Organizando, consideró que las mujeres son las más vulnerables en términos de subsistencia, y las que trabajan en la informalidad las que más sufren la falta de un Sistema de Cuidados, porque la mayoría son autoempleadas sin ningún tipo de seguridad social, a pesar de que la seguridad social es un derecho establecido en la Constitución.

Esta mesa de diálogo organizada por Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, deja en claro que urge concretar un Sistema Nacional de Cuidados con cobertura universal, calidad y equidad, que involucre a la sociedad y a autoridades en la atención a menores de edad, a personas con discapacidad y a adultos mayores, mediante el reconocimiento constitucional del derecho al cuidado, del derecho de las mujeres a un trabajo digno y al uso del tiempo propio, así como la creación de servicios públicos de cuidado.