• 16 de julio de 2024 3:24 pm

París, 7 de julio de 2024 – La Unesco ha declarado dos nuevas reservas de biosfera en América Latina: el Darién Norte Chocoano en Colombia y Madre de las Aguas en República Dominicana. Estas designaciones forman parte de un esfuerzo global para enfrentar la crisis de biodiversidad vinculada al cambio climático.

La reserva del Darién Norte Chocoano, situada en el noroeste de Colombia, se destaca como un corredor ecológico que conecta la flora y fauna de América del Norte y del Sur. Con una extensión de 3016 km², de los cuales casi un 40% son zonas marinas, esta área alberga especies emblemáticas como el águila harpía y coloridas ranas venenosas.

La región no solo es rica en biodiversidad, sino también en cultura. Hogar de aproximadamente 25,000 personas, la mayoría de origen indígena y afrocolombiano, la comunidad ha jugado un papel activo en la propuesta de designación. Las iniciativas de gestión incluyen la promoción de una agricultura sostenible y programas de ecoturismo comunitario, apuntando a mejorar las condiciones de vida locales y fomentar el turismo responsable.

Por otro lado, la reserva de biosfera Madre de las Aguas en el centro de República Dominicana abarca 35 municipios con una superficie total de 9374 km² y una población de 473,000 habitantes. Caracterizada por su variada topografía, la región incluye mesetas y cascadas, creando un paisaje diverso y atractivo.

La reserva contiene cuatro ecosistemas diferentes y es hogar de 88 especies de aves, de las cuales 20 son endémicas y 17 están amenazadas. La designación por parte de la Unesco se espera que promueva el desarrollo sostenible y la resolución de conflictos por la tierra a través de oportunidades en ecoturismo y agricultura.

La directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, subrayó la importancia de estas nuevas reservas: «Desempeñan una función esencial en la conservación sostenible de la biodiversidad y la mejora de las condiciones de vida de las poblaciones locales y los pueblos indígenas».

Estas designaciones son parte de un esfuerzo global más amplio, contribuyendo a los objetivos del Marco Mundial de Biodiversidad de Kunming-Montreal, que busca proteger el 30% de la superficie terrestre y marina del planeta para 2030. Con estas adiciones, la lista de reservas de biosfera de la Unesco alcanza las 759 en 136 países.

Las nuevas reservas de biosfera en Colombia y República Dominicana no solo representan un triunfo para la conservación de la biodiversidad, sino también un paso significativo hacia el desarrollo sostenible de las comunidades locales. En un momento crítico para la humanidad, estas áreas protegidas ofrecen un rayo de esperanza en la lucha contra la crisis climática y la pérdida de biodiversidad.