• 13 de abril de 2024 10:11 am

En una conferencia de prensa conjunta, representantes del Gobierno de México, el Consejo Nacional de Humanidades, Ciencias y Tecnologías (Conahcyt) y diversas secretarías gubernamentales han presentado avances significativos en el cumplimiento del decreto presidencial para eliminar el uso del glifosato en la producción de alimentos en el país.

En el evento, titulado «Atención al decreto para prescindir del glifosato en México», participaron la doctora María Elena Álvarez Villarosas, directora general del Consejo Nacional de Humanidades Ciencias y Tecnologías; el Ing. Víctor Suárez Carrera, subsecretario de Autosuficiencia Alimentaria de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural; el Lic. Hugo Raúl Paulín Hernández, subsecretario de Inclusión Productiva y Desarrollo Rural de la Secretaría de Bienestar; el Doctor Luis Rafael Hernández Palacios Mirón, titular de la Procuraduría Agraria; la
Doctora Delia Aidé Orozco Hernández, directora adjunta de Desarrollo Tecnológico Vinculación e Innovación del Conacyt; la doctora Gabriela Sánchez Gutiérrez, directora general del instituto Mora; el Doctor Pablo López Ramírez, director general del centro Geo; el doctor Alejandro Díaz Méndez, titular de la unidad de articulación sectorial y regional del Conacyt; el maestro Raymundo Espinoza Hernández, titular de la unidad de asuntos jurídicos del Conacyt; el maestro Andrés Triana Moreno, director adjunto de investigación humanística y científica del Conacyt; y,
el doctor Alejandro Espinoza entre otras destacadas voces expertas.

Aqui se destacó los esfuerzos coordinados para desarrollar alternativas viables al agrotóxico más utilizado en la agricultura.

Se anunció la creación de nuevos bioherbicidas mexicanos con una eficacia superior al 90%, así como la identificación y prueba de otros bioherbicidas con resultados igualmente prometedores.

Se mencionaron programas como Producción para el Bienestar y Sembrando Vida, que han permitido la producción de alimentos sin glifosato en millones de hectáreas en todo el país.

Además, se enfatizó el compromiso del gobierno con la salud y el ambiente, priorizando la transición hacia una agricultura agroecológica y sostenible.

Los expertos destacaron que la agricultura sin glifosato no solo es posible, sino que también puede generar mayores rendimientos, utilidades y beneficios ambientales.

Se hizo hincapié en la importancia de la participación de los pequeños productores y comunidades campesinas en esta transición, resaltando su papel fundamental en la preservación de la biodiversidad y la seguridad alimentaria nacional.

Por último, se subrayó que la implementación del decreto presidencial no representa riesgos para la producción de alimentos en México, ya que existen alternativas sólidas y viables al glifosato.

El compromiso del gobierno es garantizar una transición efectiva hacia una agricultura libre de agrotóxicos, protegiendo así la salud y el bienestar de la población y el medio ambiente.

Estos avances son cruciales en un contexto donde el uso del glifosato ha generado preocupaciones por sus posibles impactos negativos en la salud humana, el medio ambiente y el rendimiento de los cultivos. Si bien es cierto, que ha contribuido al aumento de la producción de alimentos, su aplicación masiva ha generado interrogantes que requieren una evaluación cuidadosa y medidas adecuadas para garantizar la sostenibilidad a largo plazo de la agricultura en México.