• 16 de julio de 2024 3:50 pm

“Lo que comenzó en la ciudad, termina en el mar”. Desde Acapulco, Greenpeace invita a actuar por océanos sin plásticos

PorREALIDADES

Jun 15, 2024
  • 1 de cada 3 tortugas mueren a causa del plástico, mientras que cada año mueren por esta misma causa cerca de 100 mil mamíferos marinos

Acapulco, Guerrero, a 15 de junio de 2024.-  En el marco del mes de los Océanos, activistas de Greenpeace México realizaron una imagen (stencil sobre la arena) en la playa de Pie de la Cuesta, con la leyenda “Lo que comenzó en la ciudad, termina en el mar”. La imagen ilustra a Xali, la tortuga emblemática de la campaña Océanos Sin Plásticos dentro de una botella. 

La obra fue realizada en conjunto con el artista escultor de arena Francisco Javier Calvillo, quien ha realizado otras esculturas en arena en Puerto Vallarta y ha exhibido en Guatemala, China y Canadá. También ha colaborado con Greenpeace México y otras organizaciones mediante obras para abrir conciencia ambiental. 

Ornela Garelli, campañista de Océanos sin Plásticos de Greenpeace México, comentó:  “Hoy nos encontramos en Pie de la Cuesta, Guerrero, en un ecosistema costero, mostrando cómo, en efecto, estos ecosistemas se encuentran inundados de basura plástica. Y no solo eso, con este stencil, un diseño de una botella gigante y en el centro una tortuga marina, queremos mostrar a la ciudadanía los alcances de este problema. Los plásticos, al llegar a los océanos, interactúan con cerca de 700 especies marinas, causandoles problemas como asfixia, amputaciones, estrangulamiento, ingesta de microplásticos e incluso la muerte. Por ejemplo, 1 de cada 3 tortugas mueren a causa del plástico, mientras que cada año mueren por esta misma causa cerca de 100 mil mamíferos marinos”. “Por estas razones es urgente ponerle un freno a la contaminación plástica a través de una reducción en la producción y consumo de plásticos de un solo uso”, puntualizó.

Previamente, los activistas realizaron una colecta de la basura encontrada en el lugar para limpiar el terreno. Los residuos valorizables, es decir, aquellos que se pueden reciclar (como PET, vidrio, aluminio), fueron entregados a organizaciones locales que se encargarán de que en efecto se reciclen.

Comienza en la ciudad, termina en el mar

La acción de Greenpeace México ejemplifica las enormes distancias que pueden recorrer, durante muchos años, los desechos plásticos de un solo uso, como botellas de plástico, bolsas, popotes, etc.

Y es que, por ejemplo, los desechos generados en la Ciudad de México, a más de 360 km de Acapulco, pueden ser transportados a las costas a través de los ríos, arrastrados por lluvias o vertidos por los drenajes. También pueden llegar en forma de micro o nano plásticos arrastrados por el viento, por las nubes, por la misma lluvia. La contaminación de los océanos es también un problema que nos compete en los centros urbanos.

Municipios como Acapulco, y buena parte del resto de las ciudades del país, además, resienten mayor vulnerabilidad en situaciones como los huracanes Ingrid y Manuel en 2013 y Otis en 2023, pues al  tener sistemas  de manejo de desechos insuficientes, éstos no son recolectados y dispuestos correctamente y quedan dispersos causando bloqueos  y mayores daños a la población y los ecosistemas. Si bien es esencial mejorar los sistemas de gestión de residuos del país, la solución a la contaminación por plásticos parte de la urgente necesidad de reducir la producción y el consumo de productos diseñados para tirarse. El mejor residuo es el que no se genera.