• 25 de mayo de 2024 1:24 pm

Ciudad de México abril de 2024. Durante 2022, se registraron poco más de 20 mil casos de hospitalizaciones de motociclistas por siniestros viales de acuerdo con datos de la Secretaría de Salud. Según la misma dependencia federal, en promedio estuvieron seis noches en el hospital, lo que repercute en la economía de las personas, empresas y del sistema de salud al tratarse de una problema público.

“De 23 donaciones multiorgánicas que se recibieron en el Hospital General de México, en 2023, 15 fueron de personas motociclistas”, aseguró Gonzalo Peón, director ejecutivo del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP) México. “Las donaciones multiorgánicas existen cuando hay muerte cerebral, pero los demás órganos funcionan bien, es decir, este tipo de muertes pueden evitarse si se usa un casco que esté certificado el cual debe cumplir con ciertos requisitos”.

Durante el webinar “Seguridad vial de Motociclistas en México: ¿cómo identificar cascos que salvan vidas?”, Peón destacó la importancia de las reformas a los reglamentos de tránsito y leyes estatales como el caso del Estado de México y otros nueve estados más donde se pondrá en marcha “la certificación de operadores y motociclistas”.

Frente al crecimiento de la flota de motocicletas en México también se ha observado una alza en el porcentaje de muertes por siniestros de tránsito de personas usuarias de la motocicleta. En el 2000 estos fallecimientos representaban 6% del total, mientras que para 2020 ascendieron a 25%.

¿A quiénes ha afectado más? el Informe sobre la situación de la seguridad vial México 2021 del Secretariado Técnico del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (STCONAPRA), menciona que el grupo de edad con mayores egresos hospitalarios por siniestros de motociclistas es de jóvenes de 20 a 39 años (6 mil 193 casos) seguido del grupo de 10 a 19 años (3 mil 322 casos).

El uso de un casco certificado podría reducir hasta en un 72% la probabilidad de sufrir lesiones graves y hasta en un 39% el riesgo de muerte (OMS). Por ello, el ITDP México y la Asociación Mexicana de Fabricantes e Importadores de Motocicletas (AMFIM) hacen un llamado al sector privado para incentivar y promover la comercialización de cascos certificados y asequibles que ayuden a disminuir las cifras de muertes y lesiones graves de motociclistas en México.

«Nos sumamos a lo que han hecho a través de esta coalición, les felicitamos y com mucho gusto los apoyamos y estaremos manteniendo el compromiso de promover la seguridad, de promover el uso del casco certificado, que los punto de venta de las marcas que representa la asociación sólo ofrezcan cascos certificados», aseguró Laurent Autier, presidente de la Asociación Mexicana de Fabricantes e Importadores de Motocicletas (AMFIM).

Por su parte, Terry Smith, Principal Scientist en Galeatus, LLC. (Limited Liability Company), enfatizó la importancia de que las personas motociclistas porten un casco certificado. “El problema no es la motocicleta, sino que gran parte de estas fatalidades es por la falta de uso de casos, por eso la Coalición del Casco se ha motivado a trabajar como lo ha hecho”.
Exhortó a los políticos y legisladores “que piensen en el casco como un producto que requiere de las leyes del consumidor, incluirlos allí, nadie quiere estar en un choque, pero realmente no es un buen momento de ver la efectividad de un casco hasta que llegue un siniestro, no es allí donde lo vamos a revisar”.

Detalló que una prueba de certificación del casco garantiza que éste funcionará durante un accidente y absorberá la máxima cantidad de energía del impacto para proteger la cabeza de la persona, “si llevas un casco no homologado o no certificado, no tendrás esa garantía ni toda la protección que necesitas”.

Para las autoridades mexicanas, un casco está certificado si cumple con la norma DOT, ECE R22-05 o R22-06 o la NOM-206-SCFI/SSA2-2018, por lo que un casco que no cuenta con una certificación internacional, no te protege o te da una sensación falsa de seguridad.