• 25 de mayo de 2024 1:09 pm
El investigador Sébastien Valade del Instituto de Geofísica de la UNAM, creo la plataforma web llamada Monitoring Unrest from Space (MOUNTS),para monitoreo de volcanes

El investigador del Instituto de Geofísica (IGEF) de la UNAM, Sébastien Valade, desarrolló la plataforma web Monitoring Unrest from Space (MOUNTS), que procesa los datos gratuitos que ofrecen los satélites Sentinel, de la Agencia Espacial Europea, y posibilita observar al mismo tiempo y a largo plazo los cambios que presentan 83 volcanes.

Se trata de una herramienta que usa varios algoritmos de inteligencia artificial para mejorar el monitoreo en tiempo real de los volcanes más activos del mundo y vigilar su evolución. En el caso de México, da seguimiento al de Colima y al Popocatépetl.MOUNTS (que puede ser consultada en http://www.mounts-project.com/home) tiene la gran ventaja de ordenar y analizar los datos; al estar de manera uniforme, se pueden hacer relaciones, comparar los prototipos de cómo actúan y así obtener modelos que ayuden a tratar de predecir la actividad volcánica.

El científico explicó que el trabajo del vulcanólogo es “interpretar con base en lo que sabemos de ellos, pero para automatizar y sacar patrones de comportamiento, el monitoreo multiparamétrico a largo plazo sobre múltiples colosos es importante”.

Habitualmente, detalló Valade, el seguimiento depende de la red de monitoreo que cada país maneja en su propio territorio. Por lo general se instala, como mínimo, una estación sísmica y se necesita gente que vaya al campo, coloque el sensor y lo mantenga funcionando, a pesar de las condiciones climáticas difíciles y los riesgos de robo del material.

Por ese motivo, a pesar de la importancia de contar con estaciones terrestres de vigilancia del volcán, es muy difícil y costoso mantenerlas, y por eso las plataformas de monitoreo por satélite, como MOUNTS, pueden ser útiles para apoyar la vigilancia de volcanes.

El experto recordó que “cuando nació el proyecto MOUNTS se estaba desarrollando una familia de nuevos satélites de observación de la Tierra llamada Sentinel, que tiene una gran variedad de sensores a bordo, permitiendo monitorear varios parámetros clave con gran resolución. Además, todos los datos son gratis, entonces eso fue una revolución para observar estos fenómenos”.

De estos satélites, el investigador usa los datos de Sentinel 1, con el cual se mide la deformación del suelo; el Sentinel 2, que tiene sensores que trabajan en las bandas visibles e infrarrojo del espectro electromagnético para tomar fotografías y medir la radiación térmica; y el Sentinel 5P, el cual funciona en las bandas ultravioletas para medir los gases, especialmente el dióxido de azufre (SO2), que en los volcanes es el más relevante para monitorear la actividad.

Con la plataforma fue posible ver de manera clara que desde agosto de 2022 hubo un aumento progresivo en la cantidad de gas emitida en el Popocatépetl, lo cual subió hasta llegar al 21 de mayo de 2023, cuando se registró la actividad eruptiva más elevada desde varios años, con emisión de cenizas importante.Además, con el Sentinel 1 se vio cómo se rellenaba el cráter y después del 21 de mayo de 2023 cómo la profundidad de este había cambiado.

Este tipo de información es importante para anticipar las consecuencias de futuros episodios eruptivos, recalcó el universitario.Valade comentó que, si bien la página es útil para la gente que trabaja con volcanes -porque entienden los distintos parámetros monitoreados y porque pueden ver las imágenes de estos en tiempo real-, se revisan estrategias para mejorar su navegación para todo tipo de público.

Adicionalmente, en un tiempo cercano, el especialista espera utilizar los datos generados por el satélite Sentinel 3, pues permitiría obtener información sobre la ceniza emitida.Hay varias líneas por mejorar.

Si logramos emplear más sensores podremos medir otros parámetros, como la ceniza, que es una primera dirección. Por otro lado, analizando todos estos datos sobre los volcanes monitoreados, podremos obtener patrones para mejorar nuestra comprensión y capacidad de predecir sus comportamientos, finalizó Sébastien Valade.